Masacre de Segovia: 34 años en busca de verdad y justicia

Segovia

Cuando caía la noche del viernes 11 de noviembre de 1988, paramilitares del grupo ‘Muerte a Revolucionarios del Nordeste Antioqueño’ (MRN) se tomó Segovia, un municipio al nordeste antioqueño. Este grupo armado, dirigido por Fidel Castaño, atacó con granadas los negocios de los pobladores y disparó de manera indiscriminada a quien se cruzaba. Esta masacre dejó 43 personas asesinadas y más de un centenar de heridos, en su mayoría militantes de la Unión Patriótica (UP). En los días previos al ataque, los habitantes de los municipios habían denunciado amenazas por medio de panfletos, esto aumentó la tensión entre los pobladores pero no llamó la atención de la fuerza pública en la región.

Los paramilitares perpetraron la masacre tras tildar a los habitantes de ser guerrilleros por haber votado mayoritariamente en favor de la UP en las elecciones de 1986, en las que este movimiento político alcanzó seis de las diez curules en los concejos municipales de Segovia y Remedios. 

Segovia contaba con un sólido movimiento social, campesino y sindical, razón por la cual sus pobladores recibieron con esperanza la idea política de la Unión Patriótica, pues era un movimiento que, a diferencia de los tradicionales, le apostaba a las transformaciones sociales necesarias para vivir dignamente, con respeto a los derechos de todos y en un ambiente de paz con justicia social.

Desde su surgimiento en 1985, la Unión Patriótica marcó una nueva forma de hacer política. En Segovia, en marzo de 1988 —ocho meses antes de la masacre— Rita Ivonne Tobón llegó a ser la primera alcaldesa elegida de manera popular y la primera de la UP, tras derrotar en las urnas a los liberales que controlaban esa población. El auge obtenido por la Unión Patriótica entre los segovianos se vio opacado por las alianzas criminales que se realizaron entre políticos de la zona, grupos paramilitares y miembros de la fuerza pública, que pusieron como objetivo militar a todo aquel que mostrara simpatía hacia las causas planteadas por la UP.

El Distrito XII de Policía estaba ubicado en el parque central de Segovia y a las afueras de la cabecera municipal se encontraba el Batallón Bomboná del Ejército, no obstante, eso no fue impedimento para que los victimarios ejecutaran su plan a cabalidad. De acuerdo a declaraciones del ex paramilitar que participó en la masacre, Alonso de Jesús Baquero, alias ‘Negro Vladimir’, miembros de la fuerza pública colaboraron en la planeación de la masacre, asegurando que las cartas de amenaza repartidas en los pueblos días antes fueron realizadas en el Batallón.

Por estos hechos, la Corte Suprema de Justicia condenó a 30 años de prisión al ex representante a la Cámara por el Partido Liberal, César Pérez, quien se alió con Fidel Castaño y Henry Pérez, ex jefe de las Autodefensas de Puerto Boyacá, para cometer esta masacre luego de que su partido perdiera las elecciones del 86.

Desde el año 2010 las víctimas se han organizado con la intención de generar espacios para rememorar y no dejar en el olvido este suceso que marcó a todos los pobladores del municipio antioqueño. 

Hoy se conmemoran 34 años de la masacre y desde la Corporación Reiniciar recordamos a las víctimas, familiares y sobrevivientes de uno de los hechos más crueles que han marcado el conflicto armado colombiano. Reiteramos además el llamado por la verdad, la justicia y la repración integral a las víctimas del genocidio contra la Unión Patriótica. 

En memoria de: Adalberto Lozano Ruiz, Carlos Enrique Restrepo Cadavid, Carlos Enrique Restrepo Pérez, Diana María Vélez, Erika Milena Marulanda, Fabio Jaramillo, Fabio Sierra Gómez, Francisco William Gómez Monsalve, Gildardo Antonio Restrepo Cadavid, Guillermo Osorio Escudero, Guillermo de Jesús Areiza, Henry Albeiro Castrillón, Jairo Rodríguez Pardo, Jesús Aníbal Gómez, Jesús Antonio Benítez, Jesús Antonio García, Jesús Emilio Calle Guerra, Jesús Orlando Vásquez Zapata, Jorge Luis Puerta Londoño, José Abelardo Madrid, José Alberto Osorno Betancur, José Danilo Amariles Ceballos, Juan de Dios Palacio Múnera, Julio Martín Flórez Ortiz, Libardo Antonio Cataño Atehortúa, Luis Adalberto Lozano Ruiz, Luis Ángel de Jesús Moreno San Martín, Luis Eduardo Hincapié, Luis Eduardo Sierra, María del Carmen Idárraga, María Dolly Bustamante, María Soledad Niño, Olga Agudelo Barrientos, Oscar de Jesús Agudelo, Pablo Emilio Gómez Chaverra, Pablo Emilio Idárraga Osorio, Regina del Socorro Muñoz Mestre, Roberto Antonio Marín Osorio, Robinson de Jesús María Arena, Rosa Angélica Mazo Arango, Shirley Castaño Patiño, Vidalia Orozco Saldarriaga, Jairo Alfonso Gil y tres personas más no identificadas.

#EsHoraYaDeJusticia